Periodistas y hurreros por Marcelo Martinessi

Es muy fuerte volver a los 80. Aquel tristemente célebre ‘cuatrinomio de oro’ era reemplazado ahora por el ‘equipo de terror’. Pero las hurras, los pañuelos y los ‘encendidos discursos’ eran los mismos. La famosa ‘lista’ y la sumisión de una manada de empleados públicos a un único líder, también. Durante el fin de semana pasado, asistimos escandalizados a un acto coloradísimo en una señal de televisión pagada con recursos públicos.

La pregunta es: ¿Cómo se hace una ‘televisión pública’?

Una verdadera TV Pública se construye con los mejores profesionales de la comunicación de una sociedad. En estos días, escuché a muchos de ellos quejarse por este regreso a ‘la voz del coloradismo’. Pero si el talento y la inteligencia optan por refugiarse en la comodidad del poder mediático privado que domina Paraguay hace años (y va a mantenerse más allá del 2018), no se quejen cuando los hurreros meten golazos. Lo hacen porque ustedes, los buenos periodistas, dejaron esa cancha vacía.

En agosto del 2013, a días de asumir la presidencia, el gobierno de Horacio Cartes a través del Decreto 137 cambió el nombre de ‘TV Pública Paraguay’ a ‘Paraguay TV HD’. Para algunos de los que estuvimos en la puesta en marcha del proyecto original, este decreto significó un gran alivio. Nos parecía una denominación más apropiada para una TV que ya había perdido su naturaleza ‘pública’ con la transmisión de la convención liberal (sábado 14 de Julio del 2012), sumada a la persecución ideológica contra gran parte del plantel humano y a la lenta supresión de los programas que sustentaban la idea de un espacio participativo, diverso y de debate sobre la realidad nacional.

Con honrosas excepciones, no recuerdo que los referentes del periodismo paraguayo hayan levantado voces de protesta. Recuerdo sí el silencio, un silencio sepulcral.

Y, para evitar las comparaciones injustas que también surgieron en estos días, me parece importante recordar que siendo Presidente de la República, Fernando Lugo estuvo apenas dos veces en TV Pública Paraguay. La primera vez fue el 31 de Diciembre del 2011, ocasión en que se invitó a periodistas de medios privados a debatir acerca de la gestión presidencial en el año que se iba. La segunda vez fue para la apertura de la ‘Semana de la Memoria’ acompañando a las luchadoras y los luchadores contra la dictadura.

En Junio del 2012, en un momento crítico para la democracia del Paraguay, habiendo un número importante de personas que salieron a las calles, es lógico que aquella TV Pública les dedicara un espacio. Sobre todo en un país como el nuestro, donde la participación ciudadana en el quehacer político ha sido durante décadas castigada con cárcel, torturas y desapariciones forzosas.

La tarde del sábado 23 de Junio del 2012, el micrófono abierto fue puesto a disposición de la ciudadanía frente al edificio de la TV Pública, porque no se contaba con equipos para transmisión en directo desde ningún otro lugar. Llegaron también hasta allí personas para hablar en contra de la gestión de Fernando Lugo. A todos se les dió espacio. Además en esos días, a pedido de un grupo de personas que promovían la campaña ‘Paraguay es soberano’, se hizo un ‘micrófono abierto’ especial en la Plaza de Armas. Al pie de esta nota pueden encontrar un link con esa transmisión.

Es muy posible que no pase nada, y continúen a cargo de Paraguay TV HD esas personas que piensan que ‘seguir al presidente’ es la función de una señal pagada con dinero de todos. El vacío legal y la ausencia de un debate serio en materia de medios de comunicación – tanto pública como privada – crea un espacio privilegiado para todo tipo de abusos.

Ojalá que esa pantalla teñida de ‘colorado ochentoso’ pueda ayudarnos a pensar. Al menos a darnos cuenta que una TV Pública no se hace sola.

Los hurreros quizás sean una especie en extinción, los narcos, evasores y contrabandistas no. Una TV Pública de verdad es urgente en Paraguay. Y un periodismo valiente también.


Marcelo Martinessi

Ex-director de la ex-TV Pública Paraguay

Ade Comunicaciones

Comunicación, educación y derechos humanos